¡Hola, hola, hola, florecillas del campo! Siento que ha pasado mucho tiempo desde la última vez que escribí algo por aquí, así que he decidido contaros en que ha consistido mi vida desde mi última publicación.

He pasado el mejor verano de mi vida. Londres ha sido mucho más increíble de lo que imaginaba. No sé por qué, pero siempre la había pintado como una ciudad gris llena de antipatía y petulancia, pero nada más lejos de la realidad. Esa ciudad me ha enamorado, y ahora mismo en lo único que pienso es en acabar la carrera y trasladarme a ella sin echar la vista atrás.

Lo malo de este verano tan totalmente maravilloso ha sido básicamente el tener que volver. Tras estar en un país donde la mayoría de los museos son gratuitos, donde la gente es tan asombrosamente educada y cortés (donde nadie te mira mal aunque lleves puestos unos calzoncillos de unicornios a modo de sombrero), ha sido regresar a España y darme cuenta (más de lo que ya lo hacía) de lo “malita que está la cosa”. Además de que cuando lo primero que oyes mientras subes al avión de vuelta lleno de españoles es a uno diciendo que prefería ver la película en inglés con subtítulos en español que usar otro link que estaba (y cito textualmente) DOBLADO AL PANCHO se te quitan mucho las ganas de regresar.

Sumándole a eso los maravillosos recortes en cosas tan poco importantes como la Educación, la Sanidad y la Investigación, la aplicación de leyes y normativas que lo único que consiguen es que me pregunte por qué el azar me ha colocado en este país donde los políticos pueden robar sin problemas pero la gente media tiene que hacer malabarismos para poder estudiar lo que siempre ha querido… Bueno, no tengo ganas de meterme a pensar en política y cabrearme yo sola.

Aparte del verano, este cuatrimestre ha sido (por primera vez desde que empecé la carrera) ABURRIDO. Gracias a las nuevas normas de “progreso” (ejem, ejem) y “permanencia” (ejem, ejem, ejem) de la “maravillosa” (ejem, ejem, ejem, ejem) universidad “pública” (EJEM, EJEM, EJEM, EJEM, EJEM, COF, COF, COF… EJEM) de Las Palmas de Gran Canaria, me he visto obligada a coger las 3 asignaturas que me quedaban de otros años y dejar para el curso que viene tres de 4º, dando la casualidad de que se me han juntado Anatomía 1 y 2 en el mismo cuatrimestre, asignaturas que no se me podían dar peor debido a mi más que deficiente memoria espacial. Pero bueno, servidora es solo una mera estudiante a la que, al igual que a otros miles, jamás harán caso. Somos demasiado jóvenes para saber una mierda.

De este modo, sólo estoy cursando 2 asignaturas en este cuatrimestre. El resto del tiempo lo he empleado en estudiar inútilmente las anatomías. Y en estar sola, MUY sola. En cierto modo me ha venido muy bien, me ha dado tiempo de darme cuenta de muchas cosas, algunas de ellas poco agradables.

¡Ah! Algo que no creo que os haya comentado es que llevaba más de un año en lista de espera para operarme ” les tetes” por un “pequeño” defecto de fábrica, y al fin, el 18 de Septiembre, el milagro se obró. Ya llevo casi tres meses, pero aún no consigo mirarme al espejo sin pensar: “Así es como tenía que haber sido desde el principio”. En serio os digo que estaba muy, muy traumatizada con mi pecho. No es sólo que fuera pequeño (que lo era), es que además era deforme. Buscad “mamas tuberosas” en Internet para saber a qué me refiero.

Aprovecho para hacer un llamamiento a todas esas chicas que, como yo antes del milagro, no se miraban al espejo en sujetador: si creéis que vuestro pecho pueda tener esa deformidad, no dudéis en consultárselo a vuestro médico. Y si os dice que eso no se puede arreglar, EXIGIDLE que os mande a ver a un cirujano plástico. Yo llevaba desde los 14 ahorrando para operarme, y gracias a que me quitaron ese peso de encima fue que pude hacer el viaje que hice (hay gente que se cree que soy rica porque me fui 5 semanas a Londres y me operé del pecho; LINDOS TODOS).

Otro día os hablaré de mi cruzada por conseguir que mi doctora de cabecera me hiciera caso. Por ahora, creo que esto es suficiente para una única entrada.

¡Besines para todos!

Anuncios