Lamento no ser guapa ante los cánones de belleza de nuestra maravillosa sociedad, siento de veras no ser un esqueleto con capacidad motriz semi autónoma. Siento mucho el tener la seguridad suficiente como para valorarme a mi misma positivamente sin necesidad de pesar 30 kilos menos, y para sentirme bien conmigo misma sin necesidad de que alguien me suelte un “que guapa estás”.

Lamento tener la cabeza amueblada con mis propias ideas, cosa que parece estar fuera de onda. Siento no pensar igual que la mayoría en todo sólo porque lo piense la mayoría.

Lamento querer recorrer mi propio camino en lugar de andar por donde va casi todo el mundo, sólo porque es más seguro, está mejor señalizado y no te obliga a viajar solo. De verdad que siento querer cometer mis propios errores.

Lamento no ser como se espera que sea por la edad que tengo, lamento llevar la contraria a una sociedad que continuamente se lleva a sí misma la contraria, lamento no seguir a los que se tiran de un puente sólo por ir con la mayoría. Suplico clemencia por pasarlo mejor que nadie sin necesidad de tener sustancias depresoras del sistema nervioso recorriendo mi organismo. Lamento comportarme de una manera poco convencional para mi edad, lamento que la misma sociedad que fomenta este comportamiento sea la misma que incita a hacer lo contrario.

Lamento reírme de mí misma antes que nadie. De verdad, lo siento, sé que le quito el gusto de hacerlo a muchas personas. Mis más sinceras disculpas.

Lamento no perseguir el perdón de nadie, lamento no saber perdonarlo todo ni querer hacerlo, lamento ser rencorosa y no sentirme mal por admitirlo.

Lamento que me importe una mierda lo que otros digan de mi, de frente o a mis espaldas, con intención de dañarme. Siento mucho sentirme superior a ellos al pensar en lo tristes que deben ser sus vidas si para sentirse mejor tienen que hacer que los demás se sientan igual de mal consigo mismos que ellos.

Querida sociedad, de verdad, ¡lo siento! Perdóname por ser yo y por no querer ser ninguna otra persona.

PD: lamento usar demasiado el sarcasmo y la ironía. Soy lo peor, no podré vivir con la culpa.

Anuncios